En Andalucía no se quieren la Unidades Específicas para los Trastornos Alimentarios

Plan Asistencial Integrado

Ni el Plan Integral de Salud Mental 2016-2020, ni la nueva edición del Plan Asistencial Integrado para los TCA contemplan Unidades Específicas en Andalucía

277.747 firmas en Change.org con la finalidad de pedir a la administración sanitaria andaluza que se creen unidades específicas para el tratamiento de los trastornos alimentarios (TCA). Siento ser pesimista. Ni la administración socialista creó, ni la actual creará unidades específicas estructurales para el tratamiento de los TCA en el Servicio Andaluz de Salud.

¿Cómo se articula el tratamiento de los TCA en Andalucía?

Antes un poco de historia. En 1999 se creó la primera y única Unidad de Trastornos Alimentarios de Andalucía en el Hospital Provincial. La atención sanitaria disponía de la Unidad de Hospitalización con 8 camas con todos los recursos humanos necesarios; el Hospital de Día con 12 plazas, ampliables a 15, y horario de 9 de la mañana a 8 de la tarde; Consultas Externas. La coordinación de la unidad TCA dependía de la  Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil, aunque para los TCA no existía corte de edad lo que aseguraba la continuidad del tratamiento, así como la estabilidad de los profesionales de referencia.

En 2004 se publica el Proceso Asistencial Integrado (PAI) para los TCA. Un documento tan inmejorable como irrealizable. Ya en este documento se contempla eliminar cualquier intento de crear unidades específicas. A partir de su publicación el cierre de nuestra unidad era cuestión de tiempo, como así fue, después de acosos laborales y conspiraciones, con juicio incluido que sentenció a mi favor,  y que hoy día están olvidadas. Nosotros perdimos, los/as pacientes perdieron y los políticos ganaron.

Por tanto, teóricamente, el tratamiento de los TCA se articula a través del PAI correspondiente. Este programa/protocolo esconde bajo el nombre de la «implementación de la arquitectura 4» una gran mentira, ya que ella facilita que cada Unidad de Gestión Clínica (UGC) organice la atención sanitaria en función de sus posibilidades y recursos. Es decir, no hay recursos específicos para los TCA, por tanto, todo dependerá de la «vocación» y compromiso personal de cada profesional.

Del PAI de 2004 a la 2º edición del PAI de 2018

En Almería, se cierra la Unidad de Trastornos alimentarios y se inicia la «arquitectura 4» del PAI. Solo aportó una sobrecarga burocrática sin importar la calidad asistencial. En primer lugar, había que reflejar el plan de tratamiento individualizado que nunca se materializaba y que, por supuesto, se adaptaba a las posibilidades del equipo y no a las necesidades del paciente. Otro aporte fue que, en los casos de niños/as y adolescentes, se podía pedir cita directamente desde Atención Primaria, igual que para los TGD (autismo).

En el III Plan Integral de Salud Mental 2016-2020 se plantea como objetivo en lo referente al tratamiento de los TCA actualizar la primera edición del PAI. Ya actualizada, se publica en 2018. He leído detenidamente la actualización y estamos ante la más absoluta continuidad del primer PAI, aunque con el agravante de que carga gran parte de la atención sobre una Atención Primaria saturadísima. Solo ha cambiado en la justificación de lo que propone basándose en una «evidencia científica»  dudosa y obviando los resultados terapéuticos obtenidos en base al tipo de estructura asistencial y continuidad de cuidados, así como los resultados de publicaciones científicas recientes.

Se mantiene un discurso profundamente seductor, un buen marketing sanitario, frente a las auténticas necesidades asistenciales, simplemente porque económicamente no son rentables.

Por ello, adelanto que no habrá Unidades para el Tratamiento de los Trastornos Alimentarios en Andalucía. ¡¡Ojalá me equivoque!!.

294 total views, 3 views today

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario