Desnutrición y cronificación en la anorexia nerviosa: Contribución de la neuropsicología

La desnutrición el gran enemigo en el proceso de recuperación de la AN

El desconocimiento de los mecanismos etiopatogénicos de la anorexia nerviosa  ha dado lugar a una extensa producción científica, tanto en el campo de la neurobiología, como en aspectos relacionados con el neurodesarrollo y psicosociales, incluyendo la familia y las modas culturales.

Uno de los aspectos más estudiados es la influencia que el ayuno (restricción alimentaria) puede ejercer sobre los mecanismos cerebrales y neurocognitivos  implicados en la recuperación/cronificación de la anorexia. Hoy nadie niega el importante papel que juega la desnutrición en la cronificación, aunque no es tan evidente la interdependencia  que pueda existir entre ambas.  En este post exponemos los resultados obtenidos por Prender y col. (2014) 1 en su investigación sobe algunas características neuropsicológicas y su relación con la desnutrición.

Neuropsicología de la desnutrición

Dos características ejecutivas estudiadas en la desnutrición producida en la anorexia nerviosa (AN) son la flexibilidad/rigidez cognitiva (set-shifting) y la el tipo de coherencia central (central coherence).  La primera, nos indica la habilidad para cambiar de tarea o de proceso mental en curso y en respuesta a las dificultades que se puedan presentar en la resolución de problemas  o en las interacciones sociales. Respecto a la coherencia central, se plantea como un estilo cognitivo y hace referencia a las habilidades del sujeto  respecto a la capacidad atencional para la detección de detalles y a la capacidad para integrar globalmente conceptos en aras a una compresión ampliada de los mismos.

La rigidez cognitiva anormal se ha evidenciado en bastantes trastornos psiquiátricos: trastornos bipolares, trastornos obsesivos, esquizofrenia y trastornos alimentarios.  Algunas investigaciones han propuesto la rigidez cognitiva como una característica endofenotípica en la AN.

La coherencia central lábil se ha relacionado con la focalización excesiva que los paciente con AN realizan respecto a los alimentos que ingieren, la imagen corporal, así como a sus dificultades para anticipar a largo plazo las consecuencias sobre la salud derivadas de la desnutrición.

La desnutrición va a producir cambios estructurales y metabólicos a nivel cerebral. Conocemos desde la década de los 50 del siglo pasado que la desnutrición en personas sanas se asocia a conductas estereotipadas y a un incremento de los rituales obsesivos. Estos síntomas son reversibles con la recuperación ponderal. Igualmente, son conocidos los casos llamados «anorexia religiosa» consecuentes a ayunos prolongados por razones religiosas (santa Clara de Asís, santa Catalina de Siena, etc.). Lo interesante de estos casos es el hecho de que se pone en evidencia la importancia de la restricción alimentaria en la presentación y mantenimiento de la AN.

Investigaciones relativamente recientes, Benau y col (2014), confirman la aparición de cambios cognitivos ante restricciones alimentarios durante cortos periodos de tiempo, incluyendo la rigidez cognitiva.

Sin embargo, se sigue planteando si la rigidez cognitiva y la coherencia central lábil son la consecuencia de la desnutrición, o bien ya actuaban como factores de riesgo.  Precisamente, la investigación en la que basamos este post, pretender contribuir al esclarecimiento de la relación entre AN y desnutrición.

Material y método (Prender y col, 2014)

La muestra está constituida por  60 sujetos sanos, sometiendo a la mitad de ellos a un ayuno experimental. Pasan una serie de instrumentos en basal para evaluar el peso, la ansiedad/depresión,  síntomas AN, perfeccionismo y persistencia. Posteriormente se evalúan los cambios producidos por el ayuno.

Resultados

Aunque interesantes, no son concluyentes.

En cuanto a la Coherencia Central , se ha evidenciado que el ayuno en los sujetos sanos produce una dificultad muy importante en los instrumentos que evaluaron la  coherencia central, produciendo un sesgo valorativo en los sujetos que conduce a la hiperfocalización hacia la información calórica, así como dificultades a la hora de incorporar información respecto a las consecuencias negativas sobre la salud del ayuno.

Respecto a la Rigidez Cognitiva los resultados no son coincidentes con otras investigaciones .  Los investigadores sí coinciden con otros estudios en que las dificultades en las tareas que requieren flexibilidad se ven afectadas en aspectos específicos y  sería consecuencia de la desnutrición.

Observación

La investigación que comentamos es interesante en cuanto que abre una línea de investigación interesante. Sin embargo, presenta algunas limitaciones metodológicas:

  1. No pudieron asegurarse que todos los sujetos cumplieron los requisitos del protocolo en cuanto al ayuno.
  2. No deja de ser un estudio abierto, no controlado, ni aleatorizado. Se limita a presentar los resultados post-ayuno frente a sujetos no sometidos a esta circunstancia. Las afirmaciones que realizan, hubieran sido mucho más consistentes si se hubiera realizado un diseño cruzado, única forma de poder afirmar si los resultados son el resultado de la desnutrición o de estilos cognitivos personales.

En conclusión, sabemos que la desnutrición es sumamente importante en el mantenimiento de la AN. Se necesita aclara científicamente cómo se produce su actuación neurobiológica con la finalidad de actuar terapéuticamente y poder evitar la cronificación.

876 total views, 6 views today

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
  1. Sarah Pender, Sam J. Gilberg, Lucy Serpell (2014). The Neuropsychology of Starvation: Set-Shifting and Central Coherence in a Fasted Nonclinical Sample. PLOS ONE. Vol 9, 10, e110743

Deja un comentario