Trastorno por atracón

CLÍNICA

El Trastorno por  Atracones (TA), o ” Binge Eating”,  se define clínicamente como la ingesta  recurrente de una gran cantidad de alimento,  durante un periodo limitado de tiempo, y con un gran  sentimiento de malestar por parte del paciente.

El  TA no aparece  como entidad clínica independiente de la bulimia hasta la publicación del  DSM 5 1 y  requiere los siguientes  síntomas conductuales  y emocionales para poder realizar positivamente el diagnóstico, sus estado evolutivo y su gravedad.

Criterios para el diagnóstico              – Debe presentarse episodios recurrentes de atracones con dos características:

  1. a) Ingestión en un periodo determinado de una cantidad de alimentos claramente superior a la que la mayoría de las personas ingieren en situación y periodo similar.
  2. b) Sensación de pérdida del autocontrol de los que se ingiere durante el periodo del atracón.

– Los atracones se asocian a tres o más de las características siguientes:

a) Se come mucho más rápido de los normal.

b) Se comen hasta que la persona se siente desagradablemente llena.

c) Se comen grandes cantidades sin que se tenga hambre física.

d) Se come en solitario debido a la vergüenza que se siente por la cantidad ingerida.

e) Malestar posterior con uno mismo, deprimido y avergonzado.

– Intenso malestar debido a los atracones.

– Los atracones se producen de promedio una vez a la semana al menos durante tres meses.

– Los atracones no se asocian a medidas compensatorias, tal como sucede en la bulimia (ej. Ejercicio físico, vómitos, laxantes) y además no se presentan en el contexto de una bulimia o anorexia nerviosas.

PUEDEN SER:

En remisión parcial: la frecuencia es inferior a un episodio semanal.

En remisión total: No se han cumplido ninguno de los criterios durante un periodo de tiempo continuado.

Leve: 1-3 atracones por semana.

Moderado: 4-7 atracones por semana.

Grave: 8-13 atracones por semana.

Extremo: 14 o más atracones por semana.

ETIOLOGÍA

Las causas del TA no se conocen con exactitud, máxime cuando la inmensa mayoría de la investigaciones ha sido realizadas considerándolo como un subtipo de bulimia nerviosa (no purgativa).

Solo podemos hablar de factores de riesgo:  antecedentes familiares de trastornos alimentarios, características de personalidad (baja autoestima, dificultades en la autogestión de su emociones).  Otro aspecto importante como factor de riesgo es el antecedente de restricciones dietéticas exageradas en personas con dificultades en el control de impulsos.

TRATAMIENTO

Lo fundamental es la psicoterapia, tanto individual como familiar. También se han propuestos algunos medicamentos con resultados alentadores: los Inhibidores Selectivos de la Serotonina, de lisdextroanfetamina y  el topiramato.

El tratamiento farmacológico debe implementarse previa evaluación somática y bajo supervisión ya que suelen presentar efectos secundarios, algunos e ellos, importantes.

  1. Guía de consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5. Editorial médica Panamericana

Deja un comentario